lunes, 30 de mayo de 2011

Madridismo real.

Miguel Ángel Malavia nos regala este artículo en su blog "La hora de la verdad", de Periodista Digital.

El Real Madrid es una puta

29.05.11.
Una noche triste puede engañarse en virtud a   la neblina de los copazos. Pero, ¿qué hacer si la Inquisición médica te impide pimplar? Anoche, mientras la euforia barcelonista se sabía en el trono de Europa, me fui a dar un paseo imaginario. Al cruzar la esquina de Estambul, me encontré al Real Madrid. Era una puta que, arrodillada, lloriqueaba ante sus chulos: Florentino y Mourinho. Estaba cansada, quería irse a dormir. Pero sus patrones le imponían un último servicio: ponerse a cuatro patas ante un culé. ¿Cabe mayor humillación?
Es el precio a pagar cuando has vendido tu alma. En un solo año, un club centenario que presumía más de señorío que de títulos, ha pasado a ser un vulgar equipucho que se queja de los árbitros, de los horarios de las televisiones, de las alineaciones de los rivales de tu rival, del Villarato, del Platinato, de UNICEF... Y esto último no es una imagen gratuita. Valga una anécdota que presencié en la pasada Final Four de baloncesto en Barcelona. Los merengones ocupábamos una esquina del Palau Sant Jordi. Cuando, de pronto, un chaval (repito, un chaval) paseaba por las gradas ofreciendo camisetas, gorras y llaveros de UNICEF (es decir, era un currante), una lluvia de insultos y amenazas le llegaron desde el sector blanco. Tuvo que salir por patas. Un chaval, que estaba currando... y que ofrecía productos de ¡¡¡una institución benéfica!!!
Y todo porque el señor Mourinho, entre otras muchas de sus excusas para justificar la derrota por 0-2 contra el Barça en la ida de las semifinales de la Copa de Europa, citó como una de las hipotéticas causas a UNICEF, que patrocina al Barcelona... Eso ya motiva, instantáneamente, que la masa madridista, idiotizada hasta producir espasmos, declare como peligrosa a una institución que trata de ayudar a los niños que, en todo el mundo, pasan hambre y no tienen escuelas... ¡Pero qué locura es ésta!
¿Cómo va a sentir esperanza en un día como hoy un madridista antimourinhista? Cuando el Barça ganó en 2009 su última Champions, declaré aquí el Año del Orgullo Madridista. Soportábamos la Maligna Dictadura Culé, pero, al menos, me sentía orgulloso de mi equipo. El ciclo Ramón Calderón (el presidente más rufián de nuestra historia) concluía entonces, dando paso a un Florentino que hablaba de revertir la situación volviendo a los principios de toda la vida del Madrid. Y con un modelo claro de club: un presidente que sólo se encargaba de la gestión económica, un director general fuerte (Valdano) y sendos directores deportivos para fútbol (Pardeza) y baloncesto (Maceiras). Los entrenadores, Pellegrini (fútbol) y Messina (baloncesto), eran elegidos en virtud a ese concreto proyecto.
Dos años después, todo ha cambiado: en baloncesto, Messina, el mejor entrenador del mundo, se fue harto de ser ninguneado por un club, ya casi exclusivamente, de fútbol. Maceiras, un fiasco, se había marchado en junio. En fútbol, Pellegrini (masacrado por una prensa deportiva madrileña injusta, hipócrita y vendida a los intereses del Florentinato) dio paso a Mourinho (el Gran Dictador). Valdano ha sido cesado ahora por orden expresa del entrenador (un director general destituido por un subalterno). ¿Pardeza? A Pardeza nadie ha vuelto a mencionarlo. ¿Existe el director de fútbol del Madrid?
Dos años después, el modelo ha cambiado. Radicalmente. Ahora seguimos el “sistema inglés”: un entrenador fuerte que gestiona todo lo deportivo. El poderoso Florentino ha decidido ponerse al mando de Mourinho. Ha optado por ser el chulo bis que pone a cuatro patas a la mocita madrileña que antes iba alegre y risueña a ver a su Madrid. Ahora, la música es otra. Un nuevo bandazo más, y por el peor camino: el del mal perdedor. Mientras, el Barça del modelo de la excelencia machacando con la Maligna Dictadura Culé.
Y ya no quedan Años del Orgullo Madridista. Somos una puta. Aunque lo ganemos todo.

Miguel Ángel Malavia.

Al madridismo aún le quedarán esperanzas mientras los auténticos madridistas dejen oír su voz.

Sir o no Sir.

Sir Alex Ferguson: "Nunca nadie nos había dado una paliza así".


No Sir José Mourinho: "Me daría vergüenza ganar así la Champions".

Bernardo Schuster: "No hase falta desir nada más".

Ridículo sin límites.

Hablar sobre Tomás Roncero es, además de cansino, inútil, porqué insistiendo sobre el papel cómico que le ha tocado desempeñar en la caverna mediática no se consigue más que quitarle la poca gracia que aún pueda tener.  

Sin embargo, el amigo Tomás consigue, en ocasiones señaladas, superarse y alcanzar cotas que parecían reservadas a los más grandes magos del humor. Y evidentemente, no hay más ocasión más señalada para hacer el ridículo que el Punto Pelota posterior a la victoria del F.C. Barcelona en la final de la Champions en Wembley.

Sorprende más bien poquito que Tomás insista en recordar la semifinal en la que el Barça eliminó a su Madrid (a estas alturas no le queda nada más), pero sorprende mucho que aún pretenda restar valor a la victoria blaugrana soltando que el Manchester es un equipo menor, y que su planteamiento fue de equipo pequeño. Según Roncero, el ManU salió al terreno de juego atemorizado, no como el Madrid, contra el que según él, el Barça jugó la auténtica final ¡no pudiendo superarle!

video

¿Sabe Tomás Roncero lo que es el ridículo? ¿Se puede caer más bajo? ¿Puede un madridista, un defensor de Mourinho, hablar de planteamiento de equipo pequeño y atemorizado sin que se le escape la risa? ¿Se puede estar tan fuera de la realidad como para decir que el Barça no fue superior al Madrid en semis?

Si Roncero no existiese, habría que inventarlo. Con personajes así, las victorias del Barça saben mejor.

¡No aflojes Tomás!

domingo, 29 de mayo de 2011

La caverna se rinde (o no).

En el día de hoy, puesto en evidencia y contestados los porqués del míster merengón, ha alcanzado el equipo blaugrana sus últimos objetivos deportivos. LA POLÉMICA HA TERMINADO.


Este podría ser el último parte de una guerra sin sentido que algunos se han esforzado en mantener hasta el final, y que la pura y dura realidad ha dado ya por finiquitada. Al menos, hasta la próxima temporada.

Anoche, Messi y sus compañeros se encargaron de constatar algo que todos sabíamos, pero que algunos se obstinaban en cuestionar. El Barça obedeció a Sir Alex Ferguson y jugó la mejor final de la década. La jugó él solo, porqué el ManU fue incapaz de competir con el, ahora si, mejor equipo de la historia.

Fergie no quiso dar la razón a Mourinho y buscó sorprender al Barça repitiendo el mismo planteamiento de la final de Roma y no la mezquina táctica merengona de juego sucio y renuncia a los principios del juego. ¿El resultado? Un 3-1 que hubiese podido ser el 5-0 que tuvo que envainarse the Special One en noviembre. 

¿Valió la pena? Depende. Depende de si se prefiere perder jugando al fútbol contra el mejor equipo de la historia, o si se considera mejor discutir una evidente y reconocida supremacía a través de la violencia, la manipulación y la mentira.

Florentino, Karanka, Casillas o Roncero, seguramente seguirán creyendo que es mejor enrocarse en la realidad virtual mourinhista y negar lo evidente. El resto del mundo se rinde a la evidencia y corona a un Barça superlativo que mantiene su hegemonía y aumenta un prestigio construido a base de juego estelar, de saber estar y de gestos como el de un Puyol enorme, cediendo su puesto en la foto a un increíble Abidal.
Incluso la caverna se rinde, e incapaz de esconder la cabeza debajo del ala por más tiempo, se ve obligada a dedicar sus portadas al inapelable éxito culé.
 De hecho, fieles a su obsesiva manía persecutoria, las ediciones digitales de Marca y As, se hacían más papistas que el Papa, y durante el seguimiento en directo de la final, sólo destacaban el error del árbitro al conceder como válido el gol del empate de Wayne Rooney, mientras que Mundo Deportivo y Sport se limitaban a informar de la marcha del partido.

Cuestión de filosofía.

Claro que eso es la caverna. 


Por su parte, la voz de su amo, la central lechera más recalcitrante, sigue aferrada a su enfermiza obcecación, y elementos como Fernando Carrión tiene la poca vergüenza de continuar propagando la soflama mourinhista de desprestigio hacía el Barça, con artículos tan vergonzantes como "A lo mejor Mourinho tenía razón".

Siguen equivocándose. Mourinho se equivoca, porque destruir no aporta nada. 

Pero no importa. Que les aproveche su mala leche.

El año que viene más.

El mejor equipo del mundo.

sábado, 28 de mayo de 2011

Pase lo que pase, son los mejores.

A dos horas de la final poco se puede decir.

Hagan lo que hagan ellos, muchos ya hemos disfrutado como nunca.


Gracias equipo.

Visca el Barça!

viernes, 27 de mayo de 2011

Las disfunciones de Tito Flo.




Fragmento del artículo "La real disfunción de Pérez", de Lu Martín:

"Reconocida por Owen como “la final perfecta” atendiendo a los equipos que la disputan y asumiendo el marco incomparable de Wembley como perfecto escenario para una fiesta semejante, Pérez, que se ha gastado un pastón escandaloso, lo verá desde la tele, con las manos llenas de la sangre de Valdano. Ex futbolista del Real Madrid, campeón del Mundo con Argentina, ex entrenador del club blanco -le metió cinco al Barça- Valdano se va dejando la sensación de haber tragado demasiado. 
Mientras, Mourinho –malo como futbolista, niño pijo de Lisboa, al que, como entrenador, el Barça le ha metido este año una manita tremendamente dolorosa para el madridismo- va marcando el camino por el que debe transitar el Real Pérez de Madrid, la sensación desde Londres que es que la desesperación invade a Pérez. Yo sigo pensando que Valdano tiene mucho más que ver con la esencia del Madrid que el portugués, pero, como decía mi abuela ja s’ho faran”.

Publicado en SportYou el viernes 27 de mayo de 2010 (víspera de la final de Champions League).

El doblete de Mourinho.


Mundo Deportivo, 27 de mayo de 2011.
 Kap.

lunes, 23 de mayo de 2011

102 goles.

Me hago mayor para sufrir tanto sobresalto.

Estaba yo con mis buñuelos de bacalao este mediodía, cuando pillo la contraportada de Marca y leo en el "No me gustan los lunes" de Roberto Palomar, el artículo "102 goles: propaganda y coartada", en el que, de buenas a primeras suelta: "Mourinho ha puesto a trabajar al aparato de propaganda para hacer creer que los 102 goles de su equipo son como la llegada del hombre a la luna". 

He necesitado dos vasos de vino con gaseosa para hacer bajar el buñuelo traicionero.

Viene a decir Palomar que el bueno de Mou ha forzado la máquina goleadora para poder sacar pecho después de un campeonato no demasiado bueno.


Estaba recuperándome de la impresión, cuando en las páginas centrales, veo como don Alfredo Di Stéfano, en su "Cortita y al pie", se pregunta si en el club blanco "se busca un consuelo ante la pérdida (...) de la liga", recordando que "tampoco estamos en la final de la Champions que se jugará este sábado ante la mirada del planeta entero. Me queda la duda de si tanta publicidad para un récord está siendo muy rebuscado". Según don Alfredo, el club blanco "se alimenta de títulos" y no de estadísticas.

Claro, de repente recuerdo los números de un Pellegrini pateado en el culo la pasada temporada, y los comparo con los del idolatrado Mourinho:  

Puntos en liga
Pellegrini: 96 (a 3 del Barcelona, 99)
Mourinho: 92 (a 4 del Barcelona, 96)

Goles a favor
Pellegrini: 102
Mourinho: 102

Goles en contra
Pellegrini: 35
Mourinho: 33

Victorias totales en liga
Pellegrini: 31
Mourinho: 29

Victorias en casa
Pellegrini: 18
Mourinho: 16

Victorias fuera
Pellegrini: 13
Mourinho: 13

Pero claro, Mou ha ganado la Copa (¡donde vas a parar!) y ha llegado a semifinales de Champions. Realmente la diferencia es notable, ¿pero tanto?

A ver si es que no todo el madridismo ha perdido el oremus.

Pues eso, flan con nata, café y a currar.

viernes, 20 de mayo de 2011

Calderón contra Macario.

Descubro, a través de Bar Deportes, la rajada de Ramón Calderón en su página web contra Eduardo Inda.

Los malos también lloran


Hay que reconocer que ha sido más rápido de lo previsto. Hace un mes le recluyeron en la dirección de Veo 7 televisión, para que no siguiera hundiendo un legendario diario que había transformado en el panfleto de los cotilleos del deporte, de las noticias inventadas o falsas, y de la difamación permanente, y ya ha conseguido que decidan cerrar la cadena y acuerden el despido de 120 trabajadores.
El muñeco de los poderosos está comprobando ahora cómo le valoran y en qué consideración le tienen. A tanto “el polvito” y cuando terminan, si te he visto no me acuerdo. Un “cleanex” más. Usar y tirar. Y este es solo el principio del fin. Estaba cantado y él era el único que no se había enterado. Dicen que echa humo y que está desquiciado porque quien dedica su vida a hacer daño a los demás no soporta recibir su misma medicina.
El final de su corta y patética carrera parece que llama a su puerta y, en casos como este, uno empieza a pensar que no hace falta morirse y esperar a participar en las excursiones que, según dicen, organiza San Pedro en el cielo, los fines de semana, para que la gente normal vea cómo los malos se pudren de asco en el lugar que para ellos han destinado en la otra vida.
No quiero alegrarme del mal ajeno, pero me satisface que mis hijos aprendan a valorar la tremenda diferencia entre hacer el bien  y vivir para “joder a los demás” con la mentira y la calumnia como bandera, y que conozcan las consecuencias terrenales que de una u otra conducta se derivan.
Y, para mayor satisfacción de los buenos, el triunfo añadido de Melchor Miralles, cuyo puesto heredó Macario, al considerar Ramirez que la cadena de televisión no tenía la audiencia que le correspondía. Fue despedirle, y gastar una fortuna en contratar a otros, para que se produjera un importante e inmediato descenso en el número de telespectadores.
Y según noticias que llegan de Italia, los dueños del grupo están hasta la coronilla del otro sinvegúenza y quizá pronto le llegue también su turno.
No viene mal comprobar, de vez en cuando, que, al igual que titulaba una telenovela, en referencia a los ricos, los malos también lloran.

Sin comentarios.

miércoles, 18 de mayo de 2011

¿Será eso?

En estos tiempos de villarato y chorradas varias que nos está tocando vivir, culés y merengones seguimos con el particular entretenimiento de acusar al vecino de todos los males de la humanidad.

En esta línea de acoso y derribo, es imposible que un bando pueda convencer al otro de nada, porque cada argumento es rebatido con razones o sinrazones aparentemente irrefutables.

De todas formas, parece claro que la tierra es redonda, que Strauss-Kahn es un salido, que Messi es más bajito que Cristiano, y que, pese a todo, el desahogo más fácil para el madridismo es acusar al entorno blaugrana de madriditis insuperable.

Durante décadas, el que ganaba más y mejor, era el Madrid, y ante las quejas y acusaciones que llegaban desde aquí arriba, nada más fácil que recurrir a esa madriditis crónica que sufrían los llorones culés y que parecía apaciguar conciencias y dar respuesta a cualquier misterio administrativo, arbitral o parapsicológico.

Extraña, sin embargo, que ya bien entrados en el siglo XXI, con una realidad social bien diferente, y con la hegemonía blanca más que finiquitada, los que ahora parecen ir un paso por detrás, continúen acusando al primero de la clase de seguir padeciendo una envidia enfermiza hacía el Real Madrid.

Esa insistencia parece basarse en que el Real Madrid no es el mejor club del siglo XX; es el mejor club del período que abarca desde la caída de Roma hasta el fin de los tiempos, mientras que el F.C. Barcelona es un club de barrio, cuyos aficionados prefieren abrirse las carnes con el visionado de aquel NO-DO en que Paco Gento levantaba la 5ª Copa de Europa, a retozar con la parienta o el pariente.   

¿No será qué cuando la razón te abandona cual desodorante traicionero, es más fácil negar la realidad que enfrentarte a ella?

El Madrid ha invertido todo lo que podía invertir para, tres años después, encontrarse con una Copa del Rey y toneladas de desprestigio. Y solo tiene una respuesta: villarato. Y solo tiene un consuelo: madriditis.

¿Madriditis? ¿Por qué? ¿Es el Madrid el espejo en el que debe mirarse el Barça? ¿Es el Madrid el ejemplo a seguir cara al futuro? ¿Tan poco ha aportado el F.C. Barcelona?


¡Ah, claro! Madriditis porqué el Madrid tiene 9 copas de Europa y el Barça 3. Madriditis porqué el Madrid tiene 31 ligas y el Barça 21.

Bueno. Pues sí. El Real Madrid tiene más copas de Europa que nadie. Y además, ganó las cinco primeras ediciones de una competición que nació apadrinada por L’Equipe para demostrar que clubes como Benfica, Milan o el propio Real Madrid podían competir contra los mejores equipos británicos. ¿Por qué? Por qué en 1954 el Wolverhampton hizo una gira por Europa en la que se enfrentó a los más prestigiosos equipos del continente, consiguiendo muy buenos resultados. La prensa inglesa celebró el éxito afirmando que eran "el mejor equipo del mundo" o "los mejores de Europa". Gabriel Hanot, junto con su colega Jacques Ferran, propuso a través de una columna en L´Equipe un campeonato europeo de clubes.   Ningún equipo británico participó en las dos primeras ediciones de esa nueva Copa de Europa.

En ese momento, el F.C. Barcelona contaba en sus filas con la gran estrella europea del momento, Laszi Kubala (y acababa de fichar a la gran estrella américana, Alfredo Di Stéfano). ¿Podemos imaginar el potencial que actualmente tendrían Real Madrid o F.C. Barcelona con Messi y Cristiano Ronaldo en sus filas? Parece que algo así es lo que no pudo imaginar el gran Santiago Bernabéu, y movió cielo y tierra (intervenciones de personajes de peso en el régimen franquista para conseguir que el Barcelona cediera sus derechos sobre Di Stéfano, decisivo papel del gobernador Acedo Colunga, viaje sorpresa del presidente de la Federación Española a La Coruña -donde se reunía el Consejo de Ministros-, presiones del Instituto Español de Moneda Extranjera al presidente Martí Carreto, desaparición de documentos oficiales…) para impedir que el Barça adquiriese una ventaja decisiva a principios de la década de los 50.

A partir de ahí, nada que decir. Competición creada a medida y equipazo increíble con megaestrella mundial al frente. Cambio de régimen fubolístico y dominio insultante de un Real Madrid, al que al final hubo que empujar para que no acabase por devaluar una competición a cuya creación tanto había contribuido (el Barça eliminó al Real Madrid en una muy polémica eliminatoria de octavos en la temporada 1960-61).

¿Vivirá eternamente el Madrid de esas primeras cinco copas de Europa? ¿Vivirá eternamente de la teoría conspiranóide del villarato un equipo que ganó un total de 16 ligas durante los 23 años del mandato de José Plaza en el Comité Nacional de Árbitros, teniendo en cuenta además, que durante las primeras 13 temporadas designando a los árbitros a dedo, el trofeo no salió nunca de Madrid (11 títulos para el Real y 2 para el Atlético), que entre 1980 y 1985, cuando el sistema de designación cambió, pasando a depender de un Comité, el resultado fue de 2 Ligas para el Athletic, otras 2 para la Real Sociedad y una para el Barça, y que cuando el índice de Plaza volvió a decidir quién debía pitar a quién, cayeron cinco Ligas consecutivas para el Madrid de “La Quinta”, mientras que con Ángel Mª Villar al frente de la Federación, el Barça, es cierto, ha ganado 10 Ligas... pero el Madrid 8, el Valencia 2 y el Deportivo una. ¿Dónde está el villarato?

El Barça debe sufrir una madriditis insuperable por que no deja de ser una institución con poca historia (112 años), pobre palmarés (74 títulos nacionales e internacionales), escasa masa social (180.000 socios y más de 1.800 peñas) y un pobre concepto de club polideportivo (cuatro secciones profesionales además del fútbol y ocho secciones amateurs, con las que ha conseguido un total de 31 copas de Europa, habiendo ganado la máxima competición continental con alguna de sus secciones durante los últimos quince años –dieciséis si este año cae la de fútbol, balonmano o hockey sobre patines-), superada (por lo que parece) claramente en todos los apartados por el Real Madrid.


Pues eso. A no ser que de lo que estemos hablando sea de una tremenda barcelonitis por parte del Real Madrid, y entonces, todo este rollo no tenga ningún sentido.

¿Será eso?

martes, 17 de mayo de 2011

Al final, me haré del Borussia.

Carta abierta a Látigo Serrano.

Apreciado Látigo:

Ya sabemos que ser del Real Madrid es tope chachi piruli y que los ilusos que aún no hemos visto la luz blanca padecemos una anomalía genética de difícil explicación. Pero tratar de imbéciles a los que no han sucumbido al lado oscuro de la Fuerza es de niño mal educado.

Aunque tengo el vicio de leerme el Marca cada vez que lo pillo por algún bar o tugurio, no puedo considerarme lector habitual. De hecho, creo que lo habré comprado cuatro o cinco veces en toda mi vida (será que soy catalán).

Así pues, no gocé de la inmensa suerte de leer "en directo" uno de tus últimos artículos: "No se cura con EPO", pero a través de "La Libreta de Van Gaal" he podido regocijarme en un extracto, entiendo que bastante amplio, que no hace más que, por un lado, confirmarme definitivamente la diferencia entre caverna y central lechera, y por otro, ampliar una de las dudas existenciales que me corroen en los últimos tiempos.

Por ese primer lado, te veo enredarte, cual Pedro J. Ramírez con la ETA y el 11-M, en una conspiración de dóping y desprestigio en la que parece importarte mucho más quedar bien con La Voz de tú Amo, que salvaguardar un prestigio profesional que ya no te da más que para twittear con fanáticos de la décima. Tú sigue con el EPO, las hormonas del crecimiento y las autotransfusiones de plasma sanguíneo, que verás como uno puede llegar a ahogarse en su propia diarrea. 

Por el segundo lado, sigue corroyendome la gran duda de si tu gran obsesión por la madriditis de la culerada, es un complejo de inferioridad mal resuelto o un ejercicio supino de ver pajillas en el ojo ajeno e ignorar un hierro de doble T de dos pares de cojones instalado en uno de esos ojillos de piñón que luces tras tus lentes de gafapasta.

Es enormemente gracioso seguir incidiendo en errores que, ineludiblemente, acabarán por pasarte factura (si Florentino no lo remedia). Un tío con tu pluma y con tu porte no debería caer en la astracanada de los pitonisos "habéisdespertadoalafiera" Roncero o del "findeciclo" Hermel. Es posible que repitiendo la misma cantinela durante años, algún día acierten un pronóstico. Pero mientras tanto, ellos ya se han convertido en los teleñecos favoritos del barcelonismo. A ti, dóping y madriditis, te están dejando con el culo al aire.

De lo del dóping no voy a hablar, porque es cansino y porque es un tema demasiado serio como para seguirte la broma.

Pero el tema de la madriditis me parece hilarante en grado máximo (o sea, para descojonarse). Y me parece que es para descojonarse porque un madridismo que ha utilizado, históricamente, el argumento de la madriditis para burlarse de un Barça necesitado de triunfos que reflejasen una grandeza huérfana de reconocimiento, está cayendo, de forma alarmante, en aquello que tanto ha criticado.

Según la teoría de la madriditis, el Barça ha reflejado todas sus fustraciones en el espejo de un Madrid ganador y cargado de títulos, al que culpaba de todos sus males. Pero eso no es del todo correcto.

Estrictamente, el Barça se quejó durante lustros, de una situación general en España (llámale política, llámale dictatorial) que no le resultaba favorable (caso Di Stéfano, Plaza, Guruceta...). Evidentemente, el beneficiado de esa coyuntura era un Real Madrid bien relacionado con el poder, que en la década de los 50, pasó de ser un club que seguía la estela en España de F.C. Barcelona y Athletic de Bilbao, ha construir una estructura que hizo posible su lanzamiento a nivel nacional y, de paso, continetal, conviertiéndose en el dominador hegemónico del fútbol europeo durante dos décadas. 

¡Enhorabuena! El Madrid comenzó a coleccionar ligas y copas de Europa que, décadas más tarde, le convertirían estadísticamente en el mejor club del siglo XX. Nada que decir.

Sin embargo, a principios del siglo XXI, ultras como tú, Miguel, seguís empeñados en comparar vuestras 31 ligas con las ya 21 del Barça (lógico) y, sobre todo, en machacar con vuestras 9 copas de Europa frente a las 3 (de momento) del Barça. Y digo yo. ¿Es eso madriditis? ¿No será, mejor dicho, barcelonitis?

El Barça cuenta en sus vitrinas, a día de hoy, con 74 títulos nacionales e internacionales. Los mismos que el Real Madrid. Si el Barça gana la final de la Champions del próximo 28 de mayo, superará en un título al Real Madrid en ese ranking particular.

Si, ya sé que las ligas y las copas de Europa son más importantes que las copas de España o las recopas de Europa, pero yo he visto "competir" al Barça con el Athletic (no con el Madrid) por el título honorífico de Rey de Copas, y nunca he visto restregarle al Real Madrid los siete títulos de más con que le aventaja en esa competición, mientras que la obsesión particular del madridismo en Europa parece centrarse en el Barça, que cuenta con menos Copas de Europa, y no en Milan o Liverpool, que son sus rivales directos en número de títulos. Nunca he visto una gran insistencia por parte del Barça en recordar que tiene más recopas, más Uefas (Uefa, Copa de Ferias, Europa League), más supercopas de Europa, más supercopas de España, más copas de la Liga que el Real Madrid, mientras que cada liga ganada por los de Concha Espina, suponía un mayor distanciamiento de los de ahí arriba. Pero claro, ¿como se va a comparar el Barça con los dueños del cotarro?

En fin, a lo mejor tienes razón. La madriditis es real y la barcelonitis es un camelo. Pero a ti te veo demasiado centrado en hablar de unos que van de blaugrana y despistadillo en analizar algún posible error de otros que van de blanco.

Por cierto, en el articulillo del que hablábamos al principio, te dedicas a criticar, entre otras lindezas, el "catalán de charnego cavernícola" de Villa, o a comparar el catalán de Dani Alves con el inglés de Jesús Gil, así como la presencia de los hijos de los jugadores en la celebración. A ver si además de barcelonitis resulta que también tienes catalanitis (o catalanofobia), y los valores de la familia te los pasas por el latiguillo. 

Sería interesante que te informases, porque me temo que desde tú ignorancia, debes ser un gran defensor de la lengua valenciana en contraposición al catalán. Recordarás que David Villa ha vivido unos añitos en Valencia, y lo que tu defines como "charnego cavernícola", a mi me pareció un más que correcto valenciano.

En cualquier caso, Villa y Alves demostraron una mentalidad bastante más abierta que la de algún "cavernicola" de látigo flojo. 

Y decirte que el que salió con niñas fue Abidal (Keita salió con su hija y con su hijo). Seguro que esta temporada, sus hijas le han ayudado muchisimo más que Iturralde o Villar.

En fin. Desearte un feliz verano, y a ver si tú equipo sale a jugar la Supercopa de España con mentalidad de equipo ganador (sin esa barcelonitis que os corroe a algunos) y puede igualar al F.C. Barcelona en supercopas (sería chachi guay para tí, ¿no?).

lunes, 16 de mayo de 2011

Vergüenza ajena.

Queda una jornada de liga. Todo el pescado vendido por arriba; apasionante y dramático final por abajo, con seis equipos que dependen de sí mismos para evitar la última plaza de descenso.

Con la final de Champions en el horizonte barcelonista, y con el madridismo empeñado en que el pichichi y la bota de oro adquieran una nueva dimensión a pies de Cristiano, las portadas de los diarios deportivos de Barcelona y Madrid, parecen ya definidas para los próximos días. Aunque un tema relacionado con la Champions, y que en cierto modo también atañe al Real Madrid, es posible que destaque en las portadas de As y Marca esta semana: la no sanción a Busquets.

Sería más fácil escribir todo esto mañana, pero me parece más divertido apostar por dos portadas de celebración en relación con la desestimación del caso Busquets por parte de la UEFA en Mundo Deportivo y Sport, y dos destacados, de carácter disimuladamente crítico (o no) sobre el tema, junto a alguna foto marcando músculo de Cristiano, en las portadas de As y Marca.

Y ya está. Ahí quedará la cosa. En dos portadas y dos destacados. El tema se irá olvidando a medida que se acerque la final, y a medida que a Cristiano vayan poniéndole a huevo convertirse en el cachas más goleador de todos los tiempos. Y quedará un regusto a trifulca barriobajera entre las dos instituciones deportivas más importantes de este país, pelea que la caverna mediática se ha esforzado en presentar como un follón en el que todos tienen la culpa, y en el que el Madrid se ha visto obligado a responder a una primera agresión blaugrana.

¡Mentira!

Este pollo vergonzante sólo tiene un protagonista. O tal vez tiene varios protagonistas de un solo color. La culpa de este lamentable episodio es blanca. Y tiene un padre, una madre y un tutor, que es el que le ha pagado los estudios.

El padre es Mourinho, que inicia una guerra desquiciada contra el Barça el año pasado, siendo entrenador del Inter. Esa guerra, con victoria en la batalla de las semifinales de Champions del año pasado, le sirve para confirmar su candidatura como entrenador "findecicloblaugrana" del Real Madrid. Mourinho es quien inicia la guerra Madrid-Barça ante la UEFA insultando al Barça, a su entrenador, a su afición, a su patrocinador y, de paso, a muchos catalanes.

La madre es una caverna que le ríe las gracias al Sr. Mourinho, y que se esfuerza en justificar lo injustificable, haciendo que muchos aficionados al fútbol tengan una ganas locas de que acabe, de una vez, una temporada bochornosa, en la que se nos ha tratado como imbéciles incapaces de diferenciar lo que está bien de lo que está mal.

Y el tutor es don Florentino Pérez, que a través de su famosa central lechera, ha hecho bajar a revolcarse en la ciénaga al centenario club que preside.

Es de vergüenza ajena el esfuerzo de tantos en querer repartir las culpas en esta situación. Repartiendo las culpas, parece que éstas se difuminan. Y no puede ser así.

El F.C. Barcelona denuncia una actuación absolutamente vergonzante del entrenador del Real Madrid después del partido de ida de semifinales de Champions League jugado en el Santiago Bernabéu. El Barça no tiene más remedio, por dignidad institucional, que denunciar. Las declaraciones de José Mourinho son tan bestias, que la UEFA entra a juzgarlas de oficio.

El que comienza el follón es Mourinho con sus declaraciones, no el Barça. Porque ya está bien de que Mourinho tire la piedra, y la caverna mediática, la central lechera y la madre que los parió, le escondan la mano.

Ya sucedió con Manolo Preciado. Mou acusó al entrenador del Sporting de adulterar la competición, éste respondió que si Mourinho había dicho eso (en condicional) era un canalla, y las huestes de tito Flo se abalanzaron sobre un Preciado al que se adivinaba como cómplice necesario de una canalla conspiración blaugrana que ponía palos en las ruedas de la reconquista blanca ("Manolo, te has pasado 20 pueblos"). ¿Y Mourinho?

Unas semifinales de Champions después, el Madrid hace lo que no se había hecho nunca. Un club que cuenta en sus filas con teatreros como Marcelo o Di María o con leñeros como Pepe o Sergio Ramos, se permite denunciar a un rival por falta de fair play. Ahora la UEFA decide, después de darle vidilla a la sinvergüenza blanca, que el vídeo que presentó el Real Madrid no demuestra que Sergio Busquets insulte necesariamente a Marcelo.

Pero eso es lo de menos. En el Bernabéu ha habido insultos racistas. Los ha habido en el Camp Nou. Muy probablemente, Busquets llama Mono a Marcelo. Eso es muy grave. Pero la UEFA no puede entrar a castigar cualquier incidencia, que además no es demostrable al cien por cien.

Lo mismo da. El Madrid ha actuado rastreramente. La caverna quiere hacernos creer que el Barça es igual de malo que el Madrid, que Guardiola es mucho peor que Mourinho, que Busquets es un asesino comparado con Pepe y que Messi es más chulo que Cristiano. Y las portadas de Cristiano marcando abdominales, harán olvidar un incidente tan triste y lamentable.

La pregunta es: ¿qué portadas sacarían mañana As y Marca, si un arbitro hubiese reconocido haber recibido sobornos por parte del Barcelona durante alguna de las ligas que ha ganado en los últimos años?

jueves, 12 de mayo de 2011

Jiménez Losantos y su amor a unos colores.

Libertad Digital, la plataforma presidida por Alberto Recarte y el inefable Federico Jiménez Losantos, se ha permitido utilizar a los muertos del terremoto de Lorca para intentar ensuciar, esta vez desde un ángulo absolutamente novedoso, la consecución del título de Liga por parte del equipo azulgrana.

Es absolutamente abominable culpar al F.C. Barcelona de falta de sensibilidad, cuando las primeras palabras al finalizar el partido, tanto de Sandro Rosell como de Pep Guardiola, fueron de recuerdo para las víctimas de la tragedia.

Los señores de Libertad Digital, parecen no reparar en que el Barça, como institución, no llevó a cabo ningún tipo de celebración oficial, y que las muestras de alegría de los jugadores en el campo, y especialmente la de los aficionados en las calles de Barcelona, son absolutamente espontáneas y difícilmente reprimibles. 

Caverna en estado puro. Ya no se trata de manipular información. Esto es incluso peor. Se trata de tergiversar unos hechos para seguir creando un estado de opinión contrario, ya no solo hacía un club de fútbol, sino hacía una insolidaria región periférica. Sobre todo teniendo en cuenta, que a esa misma hora, la plantilla del Real Madrid prácticamente al completo, continuaba celebrando por todo lo alto la consecución de la Copa del Rey (tres semanas después) en un restaurante de la capital española.

Aunque sirva de bien poco, quisiera mostrar mi total solidaridad con Lorca (población que conozco perfectamente), y transmitir mi más sincero pésame a las familias de las víctimas.

Al lado de tragedias como esta, el fútbol queda realmente en un segundo plano (y la demagogia ultraderechista en un tercero).






EN VALENCIA
El terremoto de Lorca no altera las celebraciones del Barça
El Barça no se ha privado de festejar el campeonato, mientras a poco kilómetros la tragedia golpea a Murcia.
2011-05-11
LIBERTAD DIGITAL
Los jugadores del Barça celebraron la consecución del tercer título de Liga consecutivo con abrazos y descorche de botellas de cava sobre el terreno de juego del Levante. Pese a las informaciones que llegaban desde Lorca, con al menos diez muertos a causa del terremoto, nadie en la expedición azulgrana se privó de festejar un campeonato cantado.
De este modo, mientras la atención nacional estaba centrada en las pésimas noticias que llegan de Lorca, a muy pocos kilómetros el fútbol no se detenía ni los jugadores del Barça moderaban sus efusiones.
Rosell y Guardiola recuerdan a las víctimas
El entrenador del Barcelona ha hecho una mención especial para recordar a las víctimas del terremoto de Lorca, a cuyos familiares ha mandado su respeto, gesto que minutos antes también había realizado el presidente de la entidad, Sandro Rosell.
Sin embargo, las celebraciones no han cambiado ni un ápice y Barcelona ha salido a la calle a celebrar el título en Canaletas, mientras que el club continúa con el programa de festejos anunciado para esta semana. De hecho, el próximo viernes tendrán lugar las celebraciones que será "por todo lo alto", según lo expresado por Guardiola.